martes 11 de diciembre

La historia de la increíble carta que Tato Bores le envió a su sobrina presa en Devoto por ser militante de izquierda

Patricia Borensztejn tenía la piel muy blanca, los ojos de un celeste diáfano y apenas 21 años. Estaba alojada en el pabellón 49 de la cárcel de Villa Devoto desde hacía apenas dos meses cuando recibió la visita de Sara, “la Babi” (abuela en yiddish). Separada por una reja, Sara, con 81 años a cuestas, miró a su nieta y le dijo:

-No te preocupes Paty, en Polonia, los más inteligentes eran los que estaban presos. Samuel (“el Seide”) pertenecía al Bund cuando vivíamos en Polonia.


El Bund era la Unión de Trabajadores Judíos de Polonia, Lituania y Rusia. Samuel Borensztejn llegó en barco a Buenos Aires unos años después del fin de la Primera Guerra. Se instaló como pudo, mandó cartas y al tiempo llegaron Sara y su primogénito, Abraham, de apenas dos años.

El barco de Sara llegó a Buenos Aires el 31 de julio de 1924. La fecha tiene importancia en la memoria familiar porque el 27 de abril de 1925 (nueve meses casi clavados) nacía Mauricio, más conocido como Tato Bores.

Dejar un comentario