La Iglesia Evangélica llega a la TV Pública

«Necesito buenas noticias, sorprendeme», le pide Ana Saco a Isaías Saracho, mirando a cámara. «Sí, algo soñado, deseado, solo de buenas noticias, ¿te parece?», le responde él. «Parece un juego, ¿no?», se asombra ella. «Buenas noticias para compartir en familia y con el otro», agrega su compañero. Ese es el comienzo del diálogo que forma parte del spot promocional de Buenas noticias, el programa que comienza este sábado a las 10.30 en la TV Pública, conducido por Saco y Saracho. «Un programa donde las buenas noticias nos ganen a todos», cierra el spot de un envío promocionado como una suerte de «noticiero de la felicidad», que se puede ver en las tandas del canal. El ciclo, que a diferencia de otros no tuvo ninguna comunicación oficial a la prensa, marcará un hecho histórico: por primera vez en su historia, la TV Pública tendrá en su programación un programa realizado por la Iglesia Evangélica.

Mientras durante el fin de semana el apagón informativo se mantiene inalterable por decisión de las autoridades de Radio y Televisión Argentina, el canal estatal estrena este ciclo de buenas noticias que será -en definitiva- el espacio informativo de los sábados. Grabado en los estudios del canal, Buenas noticias es un espacio de una hora de duración de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), una de las organizaciones más importantes del país. Además, el ciclo cuenta con el respaldo de otra entidad, Argentina Oramos por vos. Con este programa, la Iglesia Evangélica llega finalmente a una pantalla de TV abierta a la que nunca había tenido acceso. Un estreno en la TV Pública que se da justo en medio del proceso electoral argentino, y en un momento en el que se analiza el rol que tuvo ese movimiento religioso en la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia brasileña.