La información personal que revelamos al compartir nuestro número telefónico

En nuestras vidas nos han acostumbrado a compartir un dato personal sin vacilar un solo instante: nuestro número telefónico.

Damos nuestro número en el supermercado para que nos den un descuento de miembro o en la farmacia para recoger nuestros medicamentos. Cuando nos inscribimos para usar aplicaciones y sitios web, a menudo nos piden nuestro número de celular para la verificación de nuestra identidad.


Esta columna pretende que, de ahora en adelante, antes de entregar tu número, te preguntes: ¿vale la pena tomar el riesgo?