lunes 10 de diciembre

La inmoralidad del negacionismo del cambio climático

No hace falta decir que el gobierno de Donald Trump está profundamente en contra de la ciencia. De hecho, está en contra de la realidad objetiva. Sin embargo, su control del gobierno sigue siendo limitado: no se extendió lo suficiente para evitar que se diera a conocer la más reciente Evaluación Nacional del Clima, que detalla los impactos actuales y futuros esperados del calentamiento global en Estados Unidos.

Es cierto, el informe se dio a conocer el Viernes Negro, evidentemente con la esperanza de que se perdiera en el alboroto. La buena noticia es que la estrategia no funcionó.


En esencia, esta evaluación confirma, con una gran cantidad de detalles adicionales, lo que cualquiera al tanto de la ciencia climática ya sabía: el cambio climático supone una gran amenaza para el país y ya se están comenzando a sentir algunos de sus efectos adversos. Por ejemplo, el informe, escrito antes del más reciente desastre de California, subraya los riesgos cada vez mayores de incendios incontrolables en el suroeste del país; el calentamiento global, y no la falta de recolectar las hojas con un rastrillo, es la razón por la cual los incendios se están haciendo cada vez más grandes y más peligrosos.

Dejar un comentario