La inseguridad de la que nadie habla: los móviles de los argentinos, en la mira de los delincuentes

Al tope de las principales preocupaciones de los argentinos figuran la crisis económica y la recesión, seguido por la inseguridad y la delincuencia. Sin embargo, este último rubro se limita sólo al ambiente físico y real y no incluye a la digital y virtual, pese a que la mayoría de los argentinos utiliza teléfonos móviles, celulares que están en la mira de los delincuentes informáticos.

«Las aplicaciones desarrolladas de manera insegura, que ponen en riesgo la privacidad o el dinero de sus usuarios son un problema creciente. Estas aplicaciones no califican como malware y, por lo tanto, no pueden ser bloqueadas por soluciones de seguridad. El riesgo que representan puede ser grave», analizó Lukáš Štefanko, investigador de la empresa Eset, proveedor de software de seguridad informática.


Los riesgos de seguridad asociados con aplicaciones no maliciosas se basan en las vulnerabilidades de la aplicación o de sus servidores backend, en las comunicaciones no cifradas entre la aplicación y su servidor, filtrando información y datos confidenciales, evitando así los mecanismos de protección de la aplicación, ejecución remota de código o incluso la inyección de SQL. Las aplicaciones inseguras son mucho más difíciles de proteger, dado que no son tomadas como una amenaza.