miércoles 23 de enero

La inteligencia artificial está agitando un mundo que no esperábamos: la religión

La inteligencia artificial es un concepto disruptivo en el plano tecnológico, con múltiples aplicaciones ya en uso o atisbables a corto-medio plazo. Puede representar para nuestra especie un modo de sortear muchas de nuestras limitaciones y de ampliar nuestro mundo. Pero, a la hora de la verdad, su papel no será muy diferente del que ejerció hace unos años la electricidad o, hace unos siglos, el descubrimiento del fuego.

Eso siempre que hablemos, claro, de la Inteligencia Artificial débil, porque si hablamos de la Inteligencia Artificial fuerte —esto es, aquella que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual de cualquier ser humano— el panorama cambia notablemente.


Y es que no hablaríamos ya de una mera ampliación de nuestro mundo —de nuestra área de confort como especie, vaya—, sino de una alteración del orden metafísico que —consciente o inconscientemente, con unos u otros nombres— nuestra especie (o, más bien, nuestro cerebro) ha tendido mayoritariamente a ver como algo inquebrantable desde que, bueno, el hombre es hombre: nosotros aquí abajo, como seres creados, y Algo Más ahí arriba, como Origen de Todo.

Pero, siendo la IA fuerte aún una mera especulación, el modo en que su presencia trastocaría este orden cósmico aún está sujeto a debate: ¿Podría ejercer un papel divino? ¿Estaríamos dispuestos a enfrentarnos a la evidencia de que el cuerpo biológico no es más que uno de los posibles soportes de eso que llamamos ‘alma’?