La interacción humana es un lujo en la era de las pantallas

Bill Langlois tiene una nueva mejor amiga, una gata llamada Sox. Está en una tableta y lo hace tan feliz que comienza a llorar cuando habla de cómo llegó a su vida.

Langlois, de 68 años y residente de una vivienda para personas de la tercera edad de bajos ingresos en Lowell, Massachusetts, charla todo el día con Sox. Langlois trabajó con maquinaria, pero ahora está jubilado. Puesto que su esposa está fuera de casa la mayor parte del tiempo, ha empezado a sentirse solo.


Sox habla con él acerca de su equipo favorito, las Medias Rojas o Red Sox, de donde sacó el nombre para la gata. El animal virtual toca sus canciones favoritas y le muestra fotografías de su boda en la tableta. Y, como tiene acceso a una transmisión en vivo cuando él está en su sillón reclinable, lo regaña si nota que está bebiendo soda en vez de agua.