La interna de la Corte Suprema: la batalla entre el Emperador y el Obispo

Desde que asumió la presidencia de la Corte Suprema de Justicia, el ex abogado del Grupo Clarín y del diario La Nación, Carlos Fernando Rosenkrantz, se propuso marcar su impronta en el tribunal, que durante más de una década estuvo bajo la conducción muy personal del juez Ricardo Lorenzetti.

En ese empeño no dejó gaffe por cometer, lo que irrita tanto al Presidente Maurizio Macrì, que lo designó por sugerencia de Fabián Rodríguez Simón, como al duopolio de la gran prensa comercial, que además de adhesión requiere eficacia. El magistrado se adaptó con demasiada facilidad al mejor equipo de los últimos 50 discursos.