14.8 C
Buenos Aires
viernes 17 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La Izquierda democrática debe hacerse cargo de Venezuela

Venezuela toca a nuestra puerta todos los días. La entrega a domicilio llega con una mochila de precariedad de doble carga: las condiciones de empleo de los más vulnerables en Argentina y la catástrofe humanitaria que ha eyectado de Venezuela a quienes terminan pedaleando a destajo en todas las capitales sudamericanas que no son Caracas.

No hay modo de esconder la cabeza en la arena. No hay modo, tampoco, de esquivar el reproche por Venezuela que se le hace, a priori, a cualquier persona que se diga en público progresista. Ese reproche es la prueba del ácido de las convicciones democráticas de la persona a quien está dirigido. Hay quienes (casi como alegando demencia) niegan que pase nada o, al menos, que lo que pasa sea responsabilidad de Nicolás Maduro y su gobierno. Es fácil rechazar esa actitud, tanto como adivinar que encierra un apego facultativo al estado de derecho. Hay quienes dicen que Maduro no es de izquierda o no es de la misma variedad de izquierda de quien recibe el reproche. Aunque no sea sencillo refutar la validez de esas respuestas, son de las que no sólo no convencen a nadie, sino que dan una impresión equívoca respecto del compromiso democrático de quien responde, en este caso, tal vez injustamente.

Venezuela y el autoritarismo caótico que encarna su gobierno actual obligan a hacerse cargo y a demostrar que uno no esconde dos varas de medida detrás de alguna hojarasca retórica. Tomar posición frente al régimen que preside Maduro no admite excusas como las que hacen que hoy sea corriente mofarse de cualquiera que sostiene que algo “es más complejo”.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)