La larga campaña que le hablará sólo a uno de cada tres argentinos

Por ahora el número canta 13, el de la mala suerte, pero apenas Tucumán confirme sus fechas serán al menos 14. Son los domingos ya confirmados en los que habrá elecciones durante 2019. Arrancan dentro de poco, el 17 de febrero en La Pampa, con una interna abierta, y terminan el 27 de octubre, con la primera vuelta presidencial. Todo indica también un bis casi obligatorio, el 24 de noviembre, día del muy probable balotaje que definirá quién se sentará en la Casa Rosada entre 2019 y 2023.

Son ocho las provincias que adelantarán sus elecciones a gobernador, para despegarlas de la presidencial. Todas en manos de la oposición a Cambiemos, y algunas de alto peso específico, como Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe. En otros distritos, donde el oficialismo nacional gobierna, las dudas campean. No saben qué harán Mendoza y Jujuy, con mandatarios radicales y, especialmente, Buenos Aires, donde María Eugenia Vidal deshoja la margarita. ¿Ir o no ir al mismo tiempo que Macri? Esa es la cuestión.


La larga campaña augura un escenario de prolongada incertidumbre, sumada al parate propio de los años electorales y que tensará aún más los números de la economía, que parecen escritos por Stephen King. Sin embargo, esa campaña, que comenzará oficialmente el 22 de julio, no les hablará a todos los argentinos con derecho a voto por igual. Uno de cada tres gozará de un tratamiento especial.