domingo 9 de diciembre

La letra chica que hace más grande al gigante Cablevisión-Telecom

El diablo está en los detalles. La autorización gubernamental que en diciembre último lubricó la fusión entre Cablevisión y Telecom, gestando el mayor conglomerado infocomunicacional de la historia argentina -e inédito por su escala en el resto de Latinoamérica-, está labrada por detalles que pasan desapercibidos frente a la conmoción que provoca esta gigantesca concentración de las comunicaciones en un solo actor, con control societario de los accionistas del Grupo Clarín. Si esos detalles exhibieran su fragilidad, los cimientos normativos de la fusión serían percibidos con otros ojos y, probablemente, el dictamen pendiente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (que debe establecer condiciones para la fusión) también sería observado desde otra perspectiva.

El ENaCom, órgano gubernamental creado por decreto del presidente Mauricio Macri en 2015, aprobó en diciembre último la fusión sujeta al cumplimiento de ciertos requerimientos por parte de Cablevisión-Telecom. Lo hizo mediante dos resoluciones con las que, además, estableció el perímetro de la convergencia, los permisos y restricciones para la oferta de servicios de los principales grupos, incluido Cablevisión-Telecom.


Entre las condiciones impuestas está la devolución de espectro en el transcurso de los dos próximos años, ya que entre Telecom y Cablevisión superan el límite de 140 MHz vigente para operadores móviles; la regulación del precio minorista del servicio de banda ancha fija en localidades donde la fusionada superará 80 por ciento de los abonos (en estos casos, el precio no podrá superar el menor valor que la empresa comercializa en la Ciudad de Buenos Aires) y la compartición de infraestructura soporte y los precios regulados para banda ancha fija en esas ciudades, en condiciones no discriminatorias a otros prestadores. Según la Resolución 5644/17 del ENaCom, estas condiciones tendrán dos años de duración y podrían renovarse a discreción del regulador.

Dejar un comentario