lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

La lucha contra los trastornos mentales se traslada allí donde están los adolescentes, en TikTok e Instagram

Lucía D (quien ha pedido no ser identificada por el apellido) vivió su infancia en un pueblo de Cádiz y, ahora, con 22 años y a punto de acabar la carrera en Sevilla, ha comenzado tratamiento psicológico. “Todo empezó en el colegio”, afirma. El aislamiento del resto del grupo y el sentimiento recurrente de soledad e incomprensión han derivado hoy en baja autoestima, actitud pasiva y episodios de depresión, ansiedad y pensamientos suicidas. “No me hacían caso. Era invisible”, relata. Sus padres, agricultores, no sabían qué pasaba y, cuando plantearon el problema en el centro escolar les dieron la respuesta comodín: “Son cosas de niños”. Benedicto Crespo-Facorro, director de la Unidad de Salud Mental del hospital Virgen del Rocío y catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Sevilla, asegura que se ha duplicado la demanda de asistencia y, de manera significativa, por ideas suicidas.

El caso de Lucía es muy común. Crespo-Facorro, que también es investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red para Salud Mental (Cibersam), recuerda que un 70% de los trastornos mentales comienzan antes de los 18 años. “Aunque la persona no se dé cuenta, hay cambios inespecíficos que, muchas veces, empiezan en esas edades. No son manifestaciones de la enfermedad, pero sí podemos identificar alteraciones a esas edades que pudieran o que están conectadas con lo que pasa en la edad adulta”.

elpais.com  (elpais.com)