La magia de la contabilidad en Hollywood, o por qué Sony dice que Men in Black aún no da beneficios

Hay una regla no escrita a la hora de estimar la rentabilidad de una película. No es para nada preciso, pero ayuda a visualizar la foto de conjunto. Para que un filme de medio y gran tamaño empiece a salir rentable hay que esperar que la recaudación en taquilla sea el doble de su presupuesto. Todo lo ganado a partir de ahí, es lo que podríamos entender como beneficios.

Por eso ha llamado la atención el mensaje de Ed Solomon, guionista en su momento de la primera película de Men in Black (así como de otros muchos éxitos) en redes sociales. Ahora que se estrena una cuarta parte de esta saga, ha querido señalar lo siguiente acerca de sus ganancias de este superestreno de 1997 que hasta ganó un Oscar a Mejor Maquillaje:


“Acabo de recibir mi nueva declaración de ganancias de Men in Black… que aún está en números rojos. El hecho de que hayan hecho una CUARTA entrega confirma lo que siempre he dicho, que los grandes estudios solo se dedican a esto por el arte”.