martes 24 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

La maquila mexicana, el nuevo cuco de la industria argentina

La eventual incorporación de Argentina como miembro pleno de la Alianza del Pacífico (AP) exigiría “degradar” al Mercosur de unión aduanera a simple área de libre comercio pero podría atraer inversiones extranjeras y mejoraría el acceso de los alimentos criollos a países donde hoy solo entran pagando aranceles, según tres especialistas en comercio exterior consultados por BAE Negocios. El principal riesgo del nuevo rumbo plasmado en la visita de Mauricio Macri a la cumbre que se lleva a cabo en este pueblo del sur chileno, además del enfriamiento de las relaciones con Brasil, es que para entrar al club habría que liberar el ingreso de bienes fabricados en México, un país con salarios en dólares muy inferiores a los argentinos y una escala de producción muy superior, lo cual afectaría el empleo en rubros industriales como el automotor, autopartista, químico y petroquímico.

El Mercosur y la Alianza del Pacífico parten de objetivos prácticamente opuestos: el bloque liderado por Brasil y Argentina se planteó desde siempre un crecimiento “hacia dentro”, buscando aprovechar conjuntamente sus mercados internos y encadenamientos industriales, mientras que los vecinos del Oeste optaron por abrirse al resto del mundo para mejorar el acceso de sus materias primas a los países desarrollados. No casualmente los socios de la AP acceden a un 80% del mercado mundial con preferencias comerciales, mientras que el Mercosur solo celebró acuerdos de libre comercio con Cuba, India e Israel, que apenas concentran el 7% de las importaciones globales.

Esa vocación “transoceánica” de los países del Pacífico se percibe en el sector privado: según el director de la consultora DNI y expresidente de la Fundación ExportAr, Marcelo Elizondo, 65.000 de las 110.000 empresas exportadoras de Latinoamérica están radicadas en los países de la AP. Es el doble de las que hay en el Mercosur, pese a que este último cuenta 293 millones de habitantes frente a los 216 millones que viven en Chile, Perú, Colombia y México. A diferencia del Mercosur, los socios de la AP pueden negociar acuerdos individualmente con otros bloques.

diariobae.com  (www.diariobae.com)