14.4 C
Buenos Aires
miércoles 22 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La memoria histórica abre una guerra en las escuelas de Estados Unidos

Un hombre negro de mediana edad se acerca a la terraza de una cafetería de Ausburn (Virginia), una pequeña ciudad a 40 minutos de Washington. “Disculpe, ¿es usted Scott Mineo?”, pregunta. Mineo: “¿Eso es bueno o es malo?”. “Bueno, le he estado escuchando en la televisión”, responde el otro. Y entonces se enzarzan en un largo intercambio de “yo no dije eso”, “en realidad estamos diciendo lo mismo”… “Habrá que decirle a los niños que George Washington tenía esclavos”, espeta el hombre, que no se identifica. “Vale, pero también más cosas”, replica Mineo, “¿cree que soy un racista?”.

Todo acaba con el hombre negro ayudando al blanco a recoger los trastos y llevarlos dentro del local —ha empezado a llover— y con un estrechón de manos. Estamos en el condado de Loudoun, el más rico de Estados Unidos, un suburbio cercano a la capital del poder que en los últimos años ha ido migrando de feudo republicano a moderado y demócrata. Mineo, un analista de seguridad de 49 años, blanco, ha iniciado una cruzada de padres contra lo que considera adoctrinamiento racial en las escuelas y resentimiento hacia los niños blancos. Ha lanzado una web que se llama Padres contra la Teoría Crítica y ha creado un registro anónimo para que los alumnos puedan subir grabaciones de lo que los profesores dicen en clase. “Expondremos a todos lo que lo hagan”, dice Mineo.

Loudon es ejemplo de la tensión que bulle por todo Estados Unidos sobre el modo de abordar el racismo en las escuelas y una vertiente clave, como demuestra la conversación con el desconocido, es la enseñanza de la historia. ¿La esclavitud es un accidente, una mancha dentro de un relato de grandeza, o más bien un elemento fundacional de América? ¿El legado de esa mancha explica las desigualdades actuales? ¿Los padres fundadores fueron bellas personas con alguna contradicción o tipos plagados de ellas?

elpais.com  (elpais.com)