jueves 21 de junio

La misteriosa muerte de un reportero ruso que destapó el uso de mercenarios pagados por el Kremlin en Siria

Un periodista de investigación ha muerto este fin de semana después de caer desde el balcón de su apartamento de la región de Sverdlovsk tras publicar unas informaciones sobre la presencia de mercenarios rusos en Siria. Los misterios de la muerte de Maxime Borodin recuerdan la interminable lista de reporteros incómodos para el Kremlin que murieron en extrañas circunstancias.

Borodin trabajó para el periódico «Novyi Dien» y recientemente publicó un reportaje sobre la muerte de mercenarios rusos en Siria, empleados de una compañía militar privada conocida como el «Grupo Wagner». También escribió regularmente sobre corrupción y crimen organizado.


«No hay razón para abrir un caso criminal, hay varias versiones bajo consideración, incluido el accidente, pero no hay señales de que se haya cometido un delito», dijo el Comité Local de Investigación a la agencia TASS el lunes. El representante de libertad de medios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Harlem Désir, dijo que la muerte de Maxime Borodine es «muy preocupante» para el periodismo. «Pido a las autoridades que realicen una investigación rápida y exhaustiva», escribió en Twitter el lunes.

Dejar un comentario