jueves 13 de diciembre

La moto clásica del futuro es eléctrica e impresa en 3D

Hace unos días, un tuit de la Dirección General de Tráfico, desató el cachondo en una red social tan propensa a la guasa como al odio gratuito. Lo que la DGT contó en el puñado de caracteres que permite Twitter fue lo siguiente: “Detienen a un vecino de #Lugo conduciendo un vehículo fabricado por él mismo, hecho con el motor y acelerador de una desbrozadora, el depósito de combustible de una mini-moto y el asiento y dirección de una bicicleta. La AT @guardiacivil #Lugo le detuvo circulando por la #LU530”. Los comentarios abrumaron al autor del texto original, quien no esperaba la avalancha de respuestas pidiendo a la Guardia Civil que soltara al paisano puesto que era nuestro “Leonar DaVinci”, hubo quien sugería que debería trabajar en la NASA, e incluso alguno se vino arriba advirtiendo de que si el lucense pudiera comprar plutonio por Aliexpress terminaría plegando el espacio-tiempo. Es posible que si Taras Kravtchouk se diera una vuelta por las carreteras de Lugo con su moto también se ganara una multa por conducir un vehículo no contemplado por la normativa actual. Pero, en su caso, sí que estarían justificados los halagos… sin los chistes fáciles que se ganó el paisano de las desbrozadora. Porque lo que Kravtchouk ha diseñado y fabricado tiene muchas posibilidades de convertirse en la motocicleta del futuro.


Dejar un comentario