La muerte de una idea que no convenció: la televisión en 3D

Si hay algo que la historia nos ha enseñado es que la tecnología falla si al usarla te ves ridículo.

No me refiero a un poco tonto, como cuando esquías con Nintendo Wii, o un poco loco, como cuando vas por ahí con las gafas de Snapchat. Estoy hablando del tipo de tecnología que cuando ves a alguien usándola no piensas «¡Uau!» o «¡Qué futurista!».