martes 16 de octubre

La mujer que luchó por el derecho a ser prostituta

El 1 de mayo de 1958, una joven musulmana llamó la atención en una corte en la ciudad de Allahabad, en el norte de India.

Husna Bai, de 24 años, se presentó ante el juez Jagdish Sahai como una prostituta. Estaba ahí para invocar la Constitución y presentar una petición en desafío a la validez de una nueva ley que prohibía la comercialización del cuerpo humano.


Bai argumentó que, al atacar su forma de trabajo y sustento, la ley había “frustrado el propósito de estado de bienestar que establecía la Constitución en el país”.

Era un acto radical de resistencia pública protagonizado por una musulmana pobre. En un momento en el que la vida en India había excluido a las prostitutas de la sociedad civil, ella obligó a los jueces a mirarlas como mujeres.

El número había disminuido —de 54.000 a 28.000 en 1951, según cifras oficiales— así como el apoyo público para ellas.

Cuando las prostitutas ofrecieron donaciones al Partido del Congreso, Mahatma Gandhi las rechazó y les sugirió que se dedicaran a tejer. Esto a pesar de que estaban entre los reducidos grupos de personas que tenían permitido votar ya que ganaban dinero, pagaban impuestos y poseían propiedades.

Dejar un comentario