14.2 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

La negociación contra reloj de todos contra Netanyahu electriza Israel

En las tertulias radiofónicas israelíes, comentaristas y oyentes ya se imaginan cómo será el Israel post Beniamin Netanyahu. Tras el explosivo anuncio de Naftali Bennett, líder del ultranacionalista Yamina, en que confirmó su voluntad de unirse al bloque del cambio junto al centrista Yair Lapid (Yesh Atid), las horas de Bibi podrían estar contadas. Mañana miércoles expira el mandato que otorgó el presidente de la nación a Lapid para intentar formar coalición, y se están cerrando los últimos flecos para el reparto de ministerios. En los últimos suspiros, Netanyahu hará lo imposible para intentar evitar su muerte política, después de trece años consecutivos al frente del Estado judío.

“Hay que echar como sea al imputado criminal, que ya lleva cuatro rondas electorales y sigue fracasando”, decía ayer la izquierdista Tamar Zandberg (Meretz). Ante los cuestionamientos por parte de comentaristas pro Likud, que alegan que el acuerdo del bloque alternativo es un movimiento anti democrático para desplazar al candidato más votado, Zandberg alegó que “más de la mitad de los israelíes votaron a quienes prometieron el cambio”.

El tándem de rotación acordado por Bennett y Lapid, que prevé que el primero –con apenas siete escaños de 120–, ejercerá como jefe del gobierno durante los dos primeros años, está apoyado por una heterogénea amalgama de partidos de derecha, centro e izquierda, e incluso probablemente con el apoyo externo de las facciones árabes Raam y la Lista Unificada. Ante las feroces críticas de Netanyahu a Bennett, al que acusa de “apoyar un gobierno izquierdista que será un peligro para la seguridad y el futuro de Israel”, el líder de Yamina recordó que “el próximo gobierno será todavía más derechista”. Y agregó: “Netanyahu no suma. O hay gobierno de unidad nacional, o quintas elecciones”.

lavanguardia.com  (www.lavanguardia.com)