domingo 28 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

La nueva cara de la comida rápida en Estados Unidos

Desde que en 2004 Danny Meyer puso un carrito de comidas con ese nombre en el Madison Square Park de Nueva York, la demanda por sus hamburguesas ha sido insaciable. Desde 2009 la firma se ha estado expandiendo y ahora tiene 63 restaurantes en Estados Unidos y todo el mundo. Sus clientes pagan satisfechos un promedio de US$13 por comida, mucho más que lo que cuesta una hamburguesa de la competencia.
Pero el negocio prospera. Este viernes, el lanzamiento de la acción de Shake Shack en la Bolsa de Nueva York consiguió resultados notoriamente positivos. La acción subió 118% en un día, con lo que la empresa queda valorada en US$1.800 millones. Shake Shack está cambiando más cosas además de lo que la gente come y lo que está dispuesta a pagar por ello.

bbc.co.uk  (www.bbc.co.uk)