La nueva estrategia de EE.UU. contra Estado Islámico: golpearles en el bolsillo

Hay más de una manera para derrotar a militarmente a un oponente.

Eso dejó claro hace unas semanas el Departamento de Defensa de Estados Unidos, que reveló una forma que no implicaba invasiones terrestres o combates cuerpo a cuerpo: disparando directamente a la cartera.


El general Peter Gersten, subcomandante de las operaciones contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, describió un ataque llevado a cabo por fuerzas estadounidenses contra lo que identificó como un depósito masivo de dinero en efectivo en la ciudad iraquí de Mosul.

Ahí se encontraba la base de una de las figuras financieras clave de EI, responsable de la distribución de efectivo entre sus combatientes por toda la zona.

El general no quiso decir cuánto dinero se destruyó, aunque afirmó que en un ataque en una casa en Mosul acabaron con unos US$150 millones.