8.5 C
Buenos Aires
sábado 19 de junio de 2021
Cursos de periodismo

La nueva vida de Trump: peleas con actores, un juicio en el horizonte y dinero, mucho dinero

Durante años, Donald Trump encarnó la imagen de joven tiburón del Manhattan de los años ochenta y noventa, el ambicioso constructor que quería llenar la ciudad de rascacielos con su nombre, un ligón de Studio 54 y otros clubes de la época, un pedazo de La hoguera de las vanidades en carne y hueso. El vecino más famoso de la Quinta Avenida hasta que el 20 de enero de 2017 se mudó a la Casa Blanca. Hoy, a sus 74 años, se ha convertido en uno de esos jubilados acaudalados de Florida, a donde trasladó su domicilio fiscal para ahorrar impuestos y donde tiene la mansión de Mar-a-Lago, su refugio favorito durante su agitada presidencia. Desde allí aguarda el juicio político que este martes comienza en el Senado por el asalto al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores a los que azuzó con sus acusaciones infundadas de fraude electoral.

El nuevo Trump no tuitea, expulsado como está de las redes sociales, sino que juega al golf, prepara su defensa para el impeachment, ha creado una oficina postpresidencial y acumula dinero, mucho dinero, en donaciones políticas. Se ha alejado de Washington, pero no del mundanal ruido, que forma parte de su ADN.

Trump sigue listo para bajar al barro y embestir ante cualquier afrenta, lejos de esa especie de olimpo magnánimo en el que se instalan los mandatarios tras la Casa Blanca. Para muestra, valga el resquemor de la carta con la que el pasado jueves se dio de baja del mayor sindicato de actores de Estados Unidos, la organización SAG-AFTRA, que lo había expedientado tras el asalto al Capitolio.

elpais.com  (elpais.com)