domingo 16 de diciembre

¿La obra o el artista? Spotify comienza a quitarse de en medio la música de los acosadores

Las ramificaciones del movimiento #MeToo han aterrizado en la música. Mientras España dilucida si las actitudes sexuales de Mikel Izal entran o no en la categoría de “acoso”, Estados Unidos ha dado varios pasos más: numerosos artistas, entre ellos R. Kelly y XXXTentacion, están siendo acusados estas semanas por su carácter abusador, acosador o maltratador. En el caso de ambos, las consecuencias han sido rápidas: su silencio parcial en la principal plataforma de streaming.

Spotify manda. Hasta el momento los casos más sonados han sido los citados anteriormente, aunque quizá haya otros esperando a la vuelta de la esquina. La cuestión es que, ante las alegaciones de numerosas mujeres contra los dos artistas, Spotify ha decidido nadar y guardar la ropa: les retirará de sus playlists oficiales (ambos eran muy populares), pero sus canciones y discos seguirán estando disponibles dentro de la plataforma. Una posición un tanto tibia.


El monstruo escondido. Quizá porque, en el fondo, sería reconocer un fracaso propio. Esto es especialmente cierto en el caso de XXXTentacion, detenido y acusado por la policía hace dos años por asaltar y abusar físicamente de una mujer embarazada. Pese a tan evidente ejemplo, Spotify promocionó activamente al artista en sus numerosas secciones recomendadas y playlists. Lo creó a su imagen y semejanza. Su popularidad está relacionada con la inversión que hizo la compañía.

Dejar un comentario