15.4 C
Buenos Aires
sábado 18 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La obsesión de una vida centenaria puede llevar al mundo a enfrentar un trilema dramático

Desde hace décadas, biólogos y genetistas se precipitan a Perdasdefogu para tratar de descifrar el misterio de la longevidad humana. En ese pueblo perdido en las montañas de Ogliastra, en el centro de Cerdeña, viven los nueve hermanos Consòla Melis, que totalizan 837 años de edad. Ese grupo –considerado por el Guinness World of Records como la familia más longeva del planeta– no constituye una excentricidad, pues esa comuna de 1.741 habitantes tiene otros 11 centenarios. El fenómeno inusual se replica en la Barbagia “clásica” y en el sur de esa isla italiana. Esa singularidad permitió a Cerdeña integrar la exclusiva lista de “blue zones” (zonas azules) identificadas por la National Geografic Society como los cinco lugares del mundo que reúnen las condiciones ideales para vivir más de 100 años en buena salud, junto con Loma Linda (California), la península de Nicoya (Costa Rica) y las islas de Okinawa (Japón) e Ikaria (Grecia).

Los biólogos están convencidos de que esas regiones pueden aportar la respuesta esencial que busca la ciencia para extender la duración de la existencia mucho más allá de la esperanza de vida promedio estimada en 2020 en 85,6 años para las mujeres y 79,7 para los hombres. La división demográfica de la ONU estima que en la actualidad “solo” existen 535.000 centenarios; pero calcula que esa franja de población llegará a 3,7 millones en 2050 y a 19 millones a fin de siglo.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)