La obsesión fashion de la Rosada es que Awada sea modelo de «Vogue»

Hay una escena en la película El club de las divorciadas, donde una mujer de la alta sociedad neoyorquina tiene que inducir a una aspirante a serlo a que compre en un remate y por un precio exorbitante un objeto que no lo vale. Este último personaje lo interpreta una Sarah Jessica Parker que es lo opuesto a la Carry Bradshaw que da vida en la serie Sex & The City.

Ante la desesperación por no lograr su cometido, a la millonaria se le dispara un último recurso y dice una frase mágica: “Jackie O. (Kennedy) tenía uno igual a ése”. Y el artilugio funciona. La fascinación que produce en personajes aspiracionales –como el de Parker en la película– la mera idea de estar asociado con aquel a quien se admira para capturar algo de ese aura de buen gusto y estilo puede llevar a conductas irracionales como las que suceden en el film.