16 C
Buenos Aires
sábado 15 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

La otra cara de la crisis del libro: cómo la pandemia está destruyendo la industria de los manuales educativos

Dentro del mundo editorial, hay otro mundo, más pequeño, pero con su propia lógica de funcionamiento: los libros de texto. Un libro de texto es un manual: publicaciones que se piensan estrictamente para ser leídas en el centro del proceso educativo. Los libros narrativos, ya sean infantiles o juveniles, son complementarios y quedan afuera de esta categoría. “El libro de texto tiene la particularidad que no es una compra por impulso. No es una novela que te recomiendan o que te llama la atención”, dice Sol Veesbek del sello Kapeluz, y cuenta que “la promoción es directamente en escuelas. Llegan los promotores antes de que empiecen las clases, se les muestran los distintos materiales, pero al tener una currícula las propuestas varían muy poquito de una editorial a otra. Básicamente se decide por el precio”. Es que no sólo la pandemia, también la crisis económica que ya lleva más de cuatro años modificó a toda la industria del libro —que incluye también a las librerías, por ejemplo— y así lo hizo con las editoriales que se dedican a pensar, hacer y producir libros de texto.

“La caída del mercado editorial de texto desde el año 2019, porque no podemos negar que venimos arrastrando una recesión y ahora le sumamos la pandemia, es del orden del 70%. Somos un segmento que tiene trabajando a más de 5 mil familias”, cuenta Raúl Sánchez, presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Argentina de Publicaciones y gerente general de la editorial EDIBA, y agrega: “Primero está la pasión por educar, después viene la empresa. Por eso tenemos en nuestro país editores de texto de más de cincuenta años. Hay una diversidad enorme y una excelencia académica muy grande. Nosotros no podemos hacer cualquier libro. Hay que estar muy en línea con las políticas educativas”. Por su parte, Graciela Valle, directora editorial de Santillana, afirma: “Los editores de libros de texto somos educadores, venimos de ese palo; para nosotros el libro sigue siendo una herramienta fundamental. Estando los chicos en sus casas, no es lo mismo mandarle ejercicios que tener un libro que funcione como guía. Pero este año hay preocupaciones más urgentes y dramáticas, incluso para la escuela misma”.

infobae.com  (www.infobae.com)