20.2 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

La pandemia está arruinando nuestro sueño, lo que podría poner en peligro la salud pública

Sara Tibebu intentó con baños de burbujas. Curó varias listas de reproducción de low-fi. Siguió videos de meditación guiada y pagó terapias virtuales. En un acto de desesperación, llegó a arrancar y secar lavanda para crear bolsitas llenas de hojas de la planta para colocar dentro de su funda de almohada.

Sin embargo, cada noche terminaba viendo fijamente al techo, desvelada. Desde hace cinco meses, lo único que Tibebu ha querido es tener una noche decente de sueño.

“La falta de sueño me está volviendo loca”, dijo Tibebu, una redactora técnica de 36 años, quien vive en Takoma Park, Maryland, donde la mayoría de las noches sus ojos se abren cerca de las 2:00 a.m., y comienza a obsesionarse por todo: desde la pésima respuesta de Estados Unidos ante la pandemia hasta el lamentable estado de su vida amorosa.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)