19 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

La pandemia ha dejado al descubierto la brutalidad de la Policía argentina

El 20 de marzo pasado, Argentina entró en una cuarentena a nivel nacional por disposición del gobierno debido a la pandemia por COVID-19. El “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, que estableció la cuarentena, debía durar hasta el 31 de ese mes. No fue sino hasta el 6 de noviembre, que el gobierno anunció el fin de la cuarentena en el área metropolitana de Buenos Aires, aunque restricciones de movimiento continúan en algunas provincias.

Esta ha sido una de las cuarentenas más largas del mundo, y sus resultados no han sido muy exitosos. Uno de esos lamentables resultados ha sido la violencia policial que se ha registrado desde que las medidas de confinamiento se implementaron en el país.

Medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos locales reportaron, desde el inicio de la cuarentena, decenas de presuntas violaciones a los derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales que controlan el cumplimiento del confinamiento. La Secretaría de Derechos Humanos recibió 531 denuncias de abusos policiales entre fines de marzo y principios de agosto, incluyendo 25 de muertes. En comparación, la misma entidad recibió solo 71 denuncias entre diciembre de 2019 y marzo de 2020.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)