La paradoja de la elección es un mal millennial: los boomers tienen más claro qué quieren ver

La oferta de contenido a golpe de click a la que tenemos acceso actualmente es tan amplia que hace que nos dispersemos a la hora de tomar una decisión. Si además estás suscrito a varias plataformas de contenido bajo demanda el devaneo mental puede provocar que acabes tirando la toalla, apagando el televisor y leyendo un libro hasta dormirte.

El último estudio sobre hábitos de consumo emitido por Nielsen pone el foco en los millennials y en cómo su nivel de indecisión les lleva en algunos casos a perder la batalla frente a la remesa de títulos que ofrece Reed Hastings cada mes.