La paradoja de #MeToo: el movimiento que hace caer solo a los más poderosos

El movimiento #MeToo ha sometido a escrutinio a algunos de los hombres más poderosos del mundo, desde políticos y magnates del cine en Estados Unidos hasta titanes empresariales y leyendas de Bollywood en India. El más reciente ejemplo ha sido el expresidente de Costa Rica, Óscar Arias Sánchez, a quien varias mujeres acusaron la semana pasada de conducta sexual inapropiada.

No obstante, ha sido poco el efecto que el movimiento ha tenido en el problema más generalizado de abuso sexual, acoso y violencia que perpetran los hombres que no son ni famosos ni tan poderosos.


De acuerdo con Sarah Khan, politóloga de la Universidad de Yale, parte de la explicación quizá radique en un concepto social que los científicos llaman “conocimiento común”: la idea de que el cambio sistémico se moldea a partir de las percepciones que las personas tienen sobre las creencias y los valores de lo demás y no solo en lo que uno cree al respecto.