14.4 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

La paradoja laboral de EE.UU.: la economía sale de su letargo, pero no crece el empleo

Hermenegildo Cruz lleva poco más de dos semanas de vuelta detrás del volante. Originario de Oaxaca, México, y con 23 años en Los Ángeles, este conductor del servicio Lyft asegura que la pandemia es la culpable de la escasez de choferes de la aplicación, que ha generado elevados tiempos de espera y tarifas tres veces más altas de lo común para los usuarios en una ciudad con problemas de movilidad. Cruz transita las calles durante 12 horas en busca de pasajeros, lo máximo que le permite la aplicación de transporte. Este es ahora su principal ingreso. “Estoy mejor, soy mi propio jefe y me siento menos expuesto al virus”, cuenta en su coche, adaptado con un grueso plástico que parte el interior del auto en dos. Con la pandemia, abandonó su segundo empleo en un restaurante, donde estuvo siete años.

La economía de Estados Unidos sale de su letargo económico, más del 40% de la población han recibido al menos una dosis de la vacuna, los negocios e instituciones comienzan la vuelta a la normalidad y las vacantes de empleo superaron los ocho millones al cierre de marzo, el máximo desde que se tienen registros (2000). Aun así, abril sumó solamente 266.000 nuevos empleos, una cifra muy por debajo de lo esperado, después de que en marzo se creasen 770.000 puestos, y la tasa del paro nacional se mantiene en 6,1%.

Este desajuste ha disparado el debate en Estados Unidos. Para los conservadores, demuestra que el plan de estímulos y subsidios de la Administración de Joe Biden resulta excesivo. Otros economistas advierten, en cambio, que el déficit de mano de obra es más puntual que generalizado y se debe a un reajuste del mercado de trabajo pospandemia, por el que muchos ciudadanos han decidido cambiar de sector. Analistas y políticos progresistas señalan que las empresas deben mejorar salarios en un país donde muchos trabajadores de puestos no cualificados necesitan ayudas sociales para subsistir. Esto último despierta renovados temores a la inflación, que el pasado abril se situó en niveles máximos desde 2008.

elpais.com  (elpais.com)