La «playa de Mao», el exclusivo lugar donde la alta clase política de China pasa el verano

A unos 200 kilómetros de Pekín, la capital de China, hay un balneario que se ha convertido en el destino de vacaciones preferido de chinos de todas las clases sociales, pero especialmente de un grupo: su alta clase política.

Beidaihe es para muchos sinónimo de poder. No es la playa con el agua más blanca ni la más paradisiaca de la región. Ni siquiera tiene el mejor clima.


Sin embargo, Beidaihe ha sido durante años el lugar donde los dirigentes más importantes del Partido Comunista de China, incluyendo su líder actual Xi Jinping, pasan una parte del verano con sus familias.