13.7 C
Buenos Aires
lunes 27 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

La pobreza infantil se traslada del campo a la ciudad: más de un millón de menores vulnerables viven en las urbes

El entorno más cercano marca las condiciones de vida de los niños. Algo más de la mitad de los 2,3 millones de menores en riesgo de pobreza en España ―más de un millón― vive en zonas muy pobladas, mientras que el resto se reparte entre zonas intermedias (25,7%) y poco pobladas (24,1%). Así lo refleja el informe Geografía de la pobreza infantil en España, publicado por el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil, que destaca la gravedad de esta situación de vulnerabilidad que se vive en ciudades como Madrid y Barcelona. Aunque las tasas de pobreza infantil son ligeramente más altas en las zonas menos pobladas (29,6%) que en las urbes (27,6%), la intensidad de esta condición aumenta con el grado de urbanización. La entidad clasifica la pobreza en tres niveles (moderada, alta y severa) y establece el porcentaje de menores en esta situación respecto al total de niños y adolescentes. La pobreza infantil alta, que incluye hogares cuyos ingresos están por debajo del 40% de la renta mediana (la que tendría la unidad de convivencia que ocupara el puesto medio en una lista de todas las del país ordenadas según sus ingresos), es superior en las ciudades (15,1%) frente a las zonas rurales (13,5%). También lo es la pobreza severa, referida a familias con ingresos menores al 25% de la renta mediana (con una tasa de 5,2% en las urbes a diferencia del 4,2% de áreas poco pobladas).

Esta forma de vulnerabilidad en la ciudad ha aumentado al mismo tiempo que se ha reducido en las áreas rurales menos pobladas. Si en 2013 el 38% de los niños en situación de pobreza vivía en pueblos de pocos habitantes y un 23% lo hacía en zonas con mucha población, en el último informe estas cifras son del 30% y el 28%, respectivamente, con una disminución de 13 puntos entre ambas tasas. El informe recoge que en la última década la tasa de pobreza infantil se ha desplazado de las zonas poco pobladas a las ciudades. Este movimiento ha generado “un fenómeno de reurbanización de la pobreza infantil”, según Albert Arcarons, subdirector del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil. “Ha habido un proceso migratorio desde las zonas rurales a las urbanas que no ha ido acompañado de políticas sociales de vivienda y otros derechos, lo que ha provocado que incremente el coste que estas familias tienen que destinar a servicios básicos”, afirma Arcarons.

elpais.com  (elpais.com)