lunes 8 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

La política agita una nueva (y peligrosa) grieta

-Lo que pasa, Presidente, es que la inflación va en Fórmula 1 y los sueldos en bicicleta. Humildemente, necesitamos que frene los precios. Con estos acuerdos no alcanza. Haría falta un congelamiento y endurecer los controles. Así no se puede más.

Juan Carlos Alderete, de la CCC, habló justo después que Lito Borello, del comedor «Los Pibes», enrolado en la Unión de Trabajadores Populares (UTEP) de Juan Grabois. Ya había hecho un planteo parecido Esteban «Gringo» Castro, del Movimiento Evita, marido y socio político de la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, que administra la miseria de una localidad que sufrió como pocas el deterioro de las condiciones de vida de los caídos del mapa en el último lustro. Un distrito en cuyos barrios populares -al igual que en villas de emergencia porteñas como la 1-11-14 o la 20- el negocio narco creció exponencialmente durante la pandemia, no tanto por el aumento del consumo de drogas como por la rentable salida laboral que representa para quienes las venden, sin otras alternativas a mano.

Alberto Fernández aceptó recibir anteayer en Casa Rosada a esos referentes de las organizaciones cuyos merenderos y comedores habían sido allanados simultáneamente la semana pasada. Aunque la mayoría de las redadas se produjeron en Jujuy a raíz de una causa iniciada por Carolina Stanley al final del mandato de Mauricio Macri, también las hubo en la Ciudad por una nueva denuncia contra activistas del MTE de Grabois. La policía secuestró todo el dinero que encontró, incluso aunque algunas cocineras les juraron que se llevaban sus jubilaciones y pensiones recién cobradas. Se llevó hasta sus celulares. Al mismo tiempo, dirigentes afiliados al Frente de Todos fueron imputados y citados a declarar en La Pampa, Santa Fe y Chubut.

baenegocios.com  (www.baenegocios.com)