La realidad supera a la ficción: el club de «Luna de Avellaneda» está en crisis

La vida real a veces supera los pronósticos más sombríos. El club de Luna de Avellaneda, la película dirigida por Juan José Campanella que fue un símbolo de la crisis del 2001, se encuentra en una situación terminal por el golpe que significó el tarifazo en servicios públicos, algo que afecta a todos los clubes de barrio.

El club «Juventud Unida de Lavallol», donde se filmó la película, recibió boletas de luz con una suba del 300%, pasando de 2.900 pesos a 8.700. Juventud Unida tiene 200 socios y una comisión directiva ad honorem que trabaja para hacer que sobreviva a este temporal.


Allì, niños y adolescentes practican fútbol, básquet y patín, entre otros deportes. Para ahorrar energía, los chicos dejaron de asistir de noche, cuentan. «Lo paradójico e indignante es que, de hecho, bajamos el consumo: invertimos no sólo en bombillas de bajo consumo sino también en la colocación de vidrios para aprovechar la luz del día», relata la tesorera, Liliana Reboredo.