La resaca ya es oficialmente una enfermedad, según la justicia alemana. El problema es que no tiene cura

La resaca es una enfermedad, pero de momento una que no tiene cura. El juzgado de Frankfurt ha sido tajante a la hora de desenmascarar a aquellas empresas que hace unos años comenzaron a comercializar bebidas y suplementos alimenticios que prometían librar a los bebedores de las nauseas y los dolores de cabeza del día después. En línea con la decisión judicial, la ciencia tampoco ha conseguido hallar ningún método que elimine de un plumazo sus efectos.

El tribunal de Frankfurt acaba de reconocer que la resaca es una enfermedad. El dolor de cabeza, las nauseas, los mareos o la fatiga que produce el exceso de alcohol forman parte de un cuadro sintomático en el que el organismo no se encuentra en las mejores condiciones y sufre interrupciones temporales que no le permiten llevar una vida normal. De hecho, en el entorno médico el término correcto para referirse a la resaca es «veisalgia».