La revolución de les hijes ya es un tema de Estado

El 27 de octubre las elecciones presidenciales generaron un recambio político. Pero, además del pulso de la economía, la rosca y la unidad, hay un gran factor social en el empuje del cambio: los feminismos y la diversidad sexual. Y ese cambio, en un sentido literal y singular, pero también colectivo, se puede nombrar como una revolución de les hijes, en lenguaje inclusivo y con todo lo que la inclusión significa como una lengua viva y diversa.

El 30 de octubre –a 36 años de las primeras elecciones democráticas después de la dictadura militar– el Presidente electo Alberto Fernández se puso la gorra: la de Brian Gallo, el pibe de 27 años que fue discriminado en las redes sociales cuando mostraron su imagen como presidente de mesa, en Moreno, con comentarios del estilo “no lleven cosas de valor” y lo tildaron de pibe chorro. Los comentarios muestran el prejuicio por su gorra, su campera deportiva y su edad, pero, por sobre todo, el racismo por ser morocho.