La rutina de ejercicio más corta posible

Las rutinas muy cortas de ejercicios son uno de los temas favoritos de esta columna. He escrito sobre ejercicios de siete, seis, cuatro e incluso un minuto. Son atractivas porque requieren muy poco tiempo pero también exigen un máximo de esfuerzo.

Martin Gibala es el científico al que más le debemos agradecer por la popularidad del ejercicio muy breve pero también muy intenso. Todos esos ejercicios se desarrollan basados en el concepto de un entrenamiento de intervalos de gran intensidad, en los que te esfuerzas hasta quedar exhausto durante un breve periodo de minutos o segundos; luego descansas y te recuperas antes de repetir el intervalo intenso.