«La salud mental no es moda»: la protesta de una modelo contra las camisas de fuerza de Gucci

«Como artista y modelo que ha experimentado sus propios problemas de salud mental, así como los de miembros de su familia y seres queridos que han sufrido depresión, ansiedad, bipolaridad o esquizofrenia, es hiriente e insensible que una gran casa de moda como Gucci use estas imágenes como concepto para un momento de moda fugaz». Con estas palabras, que forman parte de un comunicado publicado en Instagram, la modelo Ayesha Tan Jones ha explicado por qué se plantó en el desfile de Gucci con la frase «La salud mental no es moda» escrita en la palma de sus manos. Lejos de formar parte del desfile, la protesta de esta joven fue totalmente espontánea y ajena al conocimiento de la firma de lujo, tal y como confirmaron desde el gabinete de prensa de la marca.