11.4 C
Buenos Aires
domingo 16 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

La segunda ola tensa la cinchada entre amarretes y gastadores

En las últimas dos reuniones semanales de gabinete económico, la palabra “helicóptero” se repitió insistente. No porque la crisis se haya agravado al nivel de cuando Fernando De la Rúa debió abandonar la Casa Rosada por aire, cercado por el estallido popular de 2001, sino porque los ministros debaten contrarreloj cómo coordinar la ayuda social durante la segunda ola de la pandemia y a medida que se sigan endureciendo las restricciones a la circulación. La discusión es muy tensa y cruza a todas las tribus del Frente de Todos, pero enfrenta básicamente a los partidarios de una asistencia estatal masiva y de gran escala (“tirar plata desde un helicóptero”, como lo caricaturizó a fines de los 60 el teórico ultraortodoxo Milton Friedman) con los que sugieren austeridad fiscal y advierten sobre los riesgos inflacionarios y cambiarios de gastar más.

Por ahora se impone la cautela de estos últimos. Lo puso de manifiesto esta semana el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), que funciona bajo el paraguas político de la CTA de Hugo Yasky. Un informe de Pablo Manzanelli y Daniela Calvo que se leyó con fruición por estos días, especialmente en el kirchnerismo, advierte que “las cuentas públicas tienden a equilibrarse a costa de la posibilidad de que la política fiscal actúe de modo expansivo para salir de la crisis”. Argumenta que la inversión en obra pública en el primer trimestre del año, por ejemplo, fue apenas un 0,4% superior en términos reales a la del primer trimestre de 2019 -“es decir, bajo los efectos del ‘megaajuste’ tras el acuerdo con el FMI”- y muy inferior a las de los primeros trimestres de 2016, 2017 y 2018. Los subsidios, si bien crecieron un 25% también descontada la inflación, se mantienen por debajo del nivel posterior al primer tarifazo del gobierno macrista. Y el resto del gasto público (sin contar subsidios ni gasto de capital) se contrajo 5% en términos reales. Un ajuste hecho y derecho, como los que suele reclamar el Fondo.

baenegocios.com  (www.baenegocios.com)