viernes 24 de marzo de 2023
Cursos de periodismo

La seguridad de la central nuclear en primera línea de la guerra de Ucrania pende de un hilo

El misil ruso que impactó durante la noche destruyó la pared de un apartamento en el último piso. Solo queda el aire helado que sopla desde el río Dniéper y las vistas de la mayor central nuclear de Europa en la otra orilla.

La silueta de la planta de Zaporiyia, con sus dos gruesas torres de refrigeración y su hilera de seis bloques, ha dado la vuelta al mundo desde que fue bautizada como el lugar más peligroso de la Tierra: seis reactores nucleares en primera línea de una guerra catastrófica.

La semana pasada, en una noche bastante común, los soldados rusos de la orilla izquierda del río dispararon 40 obuses y misiles contra Nikopol, ciudad de la orilla derecha controlada por los ucranianos. La artillería impactó contra las hileras de edificios khrushchyovka, monobloques de viviendas de cinco plantas construidos para los trabajadores de las fábricas en los años 60 y bautizados con el nombre del líder soviético de la época (Nikita Kruschev).

eldiario.es  (www.eldiario.es)