jueves 18 de octubre

La Suprema Corte de Estados Unidos se desmorona

La Corte Suprema de Estados Unidos es una institución inusual: de algún modo logra ser majestuosa e íntima a la vez.

El tribunal se encuentra en un templo de mármol con columnas altísimas y ha tomado algunas de las decisiones más trascendentales en la historia estadounidense. Sin embargo, para muchos se percibe como una institución más simple que la presidencia o el Congreso. Sus debates no son televisados, aunque sí son públicos. Con frecuencia, los espectadores se sorprenden por el modesto tamaño de la sala de audiencias. Afuera de la corte, los nueve magistrados tratan de llevar vidas cotidianas más normales que los senadores, los gobernadores y otros funcionarios de altos cargos.


Esta combinación ha permitido durante mucho tiempo a la corte ser un ejemplo del ideal estadounidense del gobierno democrático —poderoso pero humilde— y muchas personas la han venerado por ello.

No obstante, hoy la Corte Suprema está en problemas y son mucho mayores que el caos de la confirmación de Brett Kavanaugh. A menos que se logre corregir el curso, la corte corre el riesgo de caer en una crisis de legitimidad.

Dejar un comentario