lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

La teoría de los dos demonios y la corrupción

La polémica sobre la distinta asignación de responsabilidades a “los dos lados del mostrador” de la corrupción, el Estado y un privado, no se había hecho tan explícita con el caso de Lázaro Báez porque al presumirlo un testaferro de Néstor Kirchner no había dos lados sino uno solo que actuaba en ambos, como una versión santacruceña del “L’Etat, c’est moi” de Luis XIV. Pero la aparición de José López irradiando el carácter corrupto sobre toda la obra pública, y ya no sólo sobre la de Lázaro Báez, obligó al kirchnerismo a construir una nueva narrativa que redujera los daños que está sufriendo frente a la opinión pública. Y lo hizo extendiendo las responsabilidades no sólo al gobierno K (el Estado entre 2003 y 2015) sino esencialmente a los privados como “agentes corruptores”.

perfil.com  (www.perfil.com)