La Tierra no es plana, pero seguimos mirándola como si lo fuera. Estas imágenes lo solucionan

Piensa en todas las imágenes que hemos visualizado de la Tierra desde el espacio. ¿Cómo son? Espectaculares, claro, pero también planas, sin apenas relieve que identifique claramente qué clase de orografía estamos contemplando. La dinámica también se extiende a las aplicaciones de mapas que tanto utilizamos hoy en día: cuando optamos por la mirada desde el satélite, perdemos parte de la información sobre el terreno que exploramos.

Por ello, Robert Simmon, extrabajador de la NASA ahora en Planet Labs, optó por hacer algo muy sencillo: fotografiar la Tierra con los trece satélites SkySat de Planet desde un ángulo distinto. O mejor dicho, con ángulo. El resultado son imágenes en altísima resolución de algunos de los rincones más asombrosos del planeta que, ahora sí, muestran con gran variedad de detalles lo intrincado de su geografía. Acantilados, valles, picos y rascacielos ponderados con justicia.