«La total anarquía de la Amazonia»: el bosque tropical tras el primer año del gobierno de Bolsonaro

Cuando se dispersó el humo, la Amazonia pudo volver a respirar con facilidad.

Durante meses, se cernieron nubes negras sobre el bosque tropical mientras las cuadrillas de trabajadores lo quemaban y talaban. Cuando llegó la temporada de lluvias, esta le dio un respiro a la selva y al mundo una imagen más clara del daño sufrido.


La imagen que apareció no fue nada alentadora: la Agencia Espacial de Brasil informó que en un año habían arrasado con más de 958.000 hectáreas de la Amazonia, una extensión de selva casi del tamaño de Líbano que se ha extirpada del bosque tropical más grande del mundo.