31.6 C
Buenos Aires
domingo 29 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

La traición de la Premio Nobel Louise Glück a la pequeña editorial que apostó por ella

¿Saben cuándo gana plata un poeta? Yo les digo: nunca. ¿Y si gana el Premio Nobel de Literatura? Ahí puede ser. ¿Y quién gana también, en ese caso? Sus editores, claro.

Este es el razonamiento básico pero puede fallar. Está fallando. La poeta estadounidense Louise Glück se quedó este año con el premio grande de la literatura mundial y el dedo mágico de la Academia Sueca puso sus hermosos poemas ante la vista de millones.

Nosotros, en castellano, los leímos mayormente gracias al trabajo de la editorial española Pre-textos, que no se venía llenando de oro con ellos. El 8 de octubre, cuando se conoció la noticia y todo era felicidad, el editor Manuel Borrás, director editorial de Pre-Textos, contaba que hasta ese momento no habían vendido más de 200 ejemplares de la autora: habían publicado siete libros. Los hicieron traducir al español, los editaron, los diseñaron, pagaron la impresión, los distribuyeron. Para vender 200 ejemplares. Y el día del Nobel, claro, muchos más: en un día les pidieron 700.

clarin.com  (www.clarin.com)