miércoles 26 de septiembre

La transversalidad tiene rostro de mujer y pudo más que la grieta

Cuando hubo que votar, Fernando Iglesias y Agustín Rossi se enfrentaron con Lilita Carrió y José Luis Gioja. Peronistas y antiperonistas se abrazaron en la victoria, mientras peronistas y antiperonistas lamían sus heridas. ¿Qué pasó para que la grieta, que parecía eterna, se esfumara en un instante? Tres cosas: movilización social, sororidad y territorialidad.

La movilización social de las mujeres, que ya había manifestado su fuerza en el #NiUnaMenos, volvió a expresarse en las audiencias del Congreso y en la calle, pero también en casa.


Varios diputados votaron por sus hijas, no solo como objeto de protección, sino también como corresponsables de su decisión. Muchas de esas hijas estaban en la calle. La Argentina es un país de instituciones frágiles y sociedad civil fuerte. Por eso, las instituciones se fortalecen cuando abrevan en los movimientos sociales.

Dejar un comentario