domingo 21 de octubre

La última víctima de la dictadura: el enigma de la desaparecida que llamaba a su familia durante la democracia

Fue un caso único de la dictadura militar. Una secuestrada-desaparecida en 1977 comenzó a llamar a su familia en diciembre de 1983, diez días después de que Alfonsín asumiera el gobierno. En las conversaciones hablaba de “traslados”, “guardias” y preguntaba por el hijo que había tenido en su cautiverio. Pensaba que estaba al cuidado de su abuela.

Una de las conversaciones fue grabada.


La escuchó el ministro del interior Antonio Tróccoli en su despacho el 30 de abril de 1984.

El ministro transpiró: había una desaparecida que estaba viva.

Cecilia Viñas fue secuestrada junto su marido Hugo Penino el 13 de julio de 1977.

Un grupo que se identificó como “Coordinación Federal” le pidió al portero que le abriera la puerta del edificio. Se trataba de un “procedimiento policial”. El grupo se concentró en el noveno “F” y esperaron el regreso del matrimonio. Llegaron tarde. Venían del velatorio de la madre de una compañera de trabajo. No hubo testigos que vieran salir a la pareja del edificio de Corrientes 3645, en el barrio de Almagro.

Dejar un comentario