lunes 10 de diciembre

La venta del Grupo Indalo, una operación que se complica

A fines de 2017, el ahora designado titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, se reunió en secreto con Ignacio Rosner, el sucesor de Cristóbal López al frente del Grupo Indalo, para evaluar la solidez del holding y sus opciones de supervivencia.

Fuentes oficiales y de la empresa confirmaron a LA NACION que las reuniones ocurrieron entre fines de noviembre y principios de diciembre por orden de la Casa Rosada, que buscó determinar la seriedad de Rosner, conocer los potenciales compradores de sus activos y descubrir si era un mero testaferro de López y de su socio Fabián de Sousa.


Para la Casa Rosada, el caso Indalo se convirtió en un dilema de Estado desde que LA NACION reveló, dos años atrás, que el grupo acumulaba una deuda fiscal de $8000 millones. Ante semejante carga, la postura de la AFIP sobre el plan para pagarla es vital para la suerte o la quiebra del holding y para la situación penal de López y De Sousa, presos por evasión.

¿Es un guiño al “proyecto Rosner” el ascenso de Cuccioli de negociador secreto a jefe de la AFIP? Decidido a ahuyentar fantasmas, el funcionario defendió ante una consulta de LA NACION la línea dura de Alberto Abad, su antecesor en el cargo. “La actuación de Abad en el ?caso Indalo’ ha sido impecable y voy a continuar con los lineamientos trazados por él y por la AFIP”, dijo el viernes último.

La definición agrega sombras en el futuro del emporio dueño de 170 empresas, entre ellas los medios C5N y Radio 10, la petrolera Oil y la constructora CPC.

Dejar un comentario